SÍNTOMAS


SIGNOS DEL TRASTORNO BIPOLAR AFECTIVO.

A veces, una persona que tiene trastorno bipolar puede sentirse muy contenta, llena de energía y con capacidad para hacer cualquier cosa. Es posible que la persona no desee descansar cuando se siente así. Esta sensación se llama manía. En otras ocasiones, la persona con trastorno bipolar puede sentirse muy triste y deprimida. Tiene mal carácter, se vuelve impaciente. La persona puede no querer hacer nada cuando se siente de esta manera. Esto se llama depresión. Las personas con trastorno bipolar pueden pasar rápidamente de manía a depresión, y de depresión a manía nuevamente.

 

SIGNOS DE UNA PERSONA BIPOLAR EN ESTADO DE MANÍA

Estados maníacos: Los síntomas más representativos son la fuga de ideas, elevación del humor y aumento de la actividad.

  •  Tener sexo sin tomar precauciones para prevenir el embarazo o una enfermedad de transmisión sexual. En estas fases tienden a la promiscuidad Sexual con quien quiera y donde quiera.  Son generalmente sexualmente compulsivos o bipolares al sexo en cualquiera de sus variables.
  • Participación en actividades sexuales de riesgo sin valorar las consecuencias que de ellas pueden derivarse.
  • Consumir  alcohol  o drogas. Arriesgarse a tener actividades sexuales sin protección o con personas que ni siquiera conoce.
  • Aumento de la actividad intencionada o agitación psicomotriz. Implicación excesiva en actividades placenteras que tienen un alto potencial para producir consecuencias graves ( p. ej. compras irrefrenables, indiscreciones sexuales, etc )
  • Gastar demasiado dinero. Fingir  estatus o clase social que no posee.  Posee un sentimiento de “grandiosidad”. Se cree capaz de grandes empresas en todo orden de cosas llegando a ser temerario. Puede llegar a endeudar  o incluso poner en riesgo el capital familiar por comprar cosas no necesarias por presumir ante el resto. Esto lo hace generalmente por tapar sus grados de depresión o sentimientos de culpabilidad.
  • Sentirse muy poderoso e importante. Tiene complejo de superioridad. Habla mucho de grandezas, de dinero, de viajes, de ropa costosa. Todo lo que sea posible por ser admirado. Muchas de esas son mentiras o irrealidades que ha creado en su cabeza.
  • Sentirse muy irritable o enojado de la noche a la mañana, o sin razón alguna.
  • Pensar y hablar tan rápido que las demás personas no alcanzan a comprender lo que usted piensa o en una reunión ser el que más habla. Pasa a ser el centro de atención, pero puede llegar a  hablar rápidamente y descontroladamente.
  • No dormir mucho.  Necesitar mucho menos sueño que normalmente y aun así continuar con energías.
  • Tener dificultad para concentrarse. Pensar con gran rapidez y desordenadamente.
    Le cuesta mantener la atención en un solo tema.
  • Sentirse extraordinariamente “eufórico”.
  • En casos extremos puede llegar a sufrir delirios o alucinaciones.

 

SIGNOS DE UNA PERSONA BIPOLAR EN ESTADO DE DEPRESIÓN

  • No tener interés ni sentir placer al hacer las cosas que usted solía disfrutar, incluso el sexo. Lapsos en que tiene Pérdida de interés por las cosas que normalmente eran placenteras.
  • Pensar en la muerte y en el suicidio. Realizar actos que le pueden llevar a la muerte
    como relaciones sexuales riesgosas.  Los bipolares tienen una relación directa en cuanto a contraer Infecciones de transmisión sexual  en estas etapas.
  • Si tiene una enfermedad terminal, no toma las precauciones del caso.
    El sexo es justamente una droga, para evitar estos estados de depresión.
  • Sentirse triste o indiferente sin razón aparente
  • Llorar fácilmente o sin razón y muchas veces solo.
  • Sentirse decaído, sentirse cansado  en  estado depresivo.
  • Sentirse inquieto e irritable
  • Sentir que no vale nada,  sentirse culpable o  sentir que no merece ser amado.
  • Cambios en el apetito; cambio en su peso sin estar tratando de cambiarlo.
  • Dificultad para recordar cosas o concentrarse para tomar decisiones.
  • Dolores de cabeza, de espalda o problemas digestivos.
  • Problemas con el sueño o querer dormir todo el tiempo.
  • Problemas de sueño; por exceso o por defecto.
  • Alteraciones en la alimentación; o pérdida de apetito o comer demasiado.
  • Problemas para concentrase o para tomar decisiones.
  • Pérdida de energía, cansancio injustificado